“Vuela alto” dijo, pero te cortó las alas

Te dijeron: vuela lo lejos que quieras… pero, te cortaron las alas desde hace mucho tiempo.

Así es la situación de muchas víctimas de abuso emocional y psicológico durante su infancia. Padres y/o madres abusivos que les dicen a sus hijos que pueden hacer lo que les venga en gana siempre y cuando sean adultos o estén fuera de la casa, independientes. Suena razonable, pero, cuando no se crea una base sana y práctica para ser independientes, es decir, tener la capacidad de enfrentar al mundo sólo, es imposible que una persona crezca y de la noche a la mañana se vuelva un adulto completo. Una persona no sólo se vuelve adulto con la edad sino con la madurez de las emociones y la psicología. Si ha vivido bajo el yugo abusivo de sus padres durante toda su vida, controlando todo, manipulando, no le enseñaron valores y principios, no le permitieron equivocarse y aprender de sus errores, no le permitieron ser libres en pensamiento y acción mientras aprende a aceptar las consecuencias, mucho menos le enseñaron a saber cómo enfrentar el mundo desde lo económico y social, es como cortarle las alas a un ser humano y luego pretender que vuele lejos tan pronto cuando cumpla 18 o 21 años de edad.

En los años 40’s, 50’s y 60’s, los descendientes de africanos que fueron esclavizados en EEUU, eran libres y reconocidos como ciudadanos norteamericanos. Les dijeron desde el gobierno, que eran libres y que podían ejercer sus derechos como ciudadanos libres e independientes de la nación, con posibilidades iguales que los demás de acuerdo a la constitución. “Ya son libres, ya no son esclavos”, decían, pero, cada vez que un afroamericano quería tener un negocio, los grupos terroristas racistas y extremistas los quemaban o cobraban impuestos imposibles de pagar, no se les daba trabajo en casi ningún sitio, no se les daba préstamos bancarios, les quitaban terrenos asesinando a muchas familias, no se les permitía votar, no podían participar en política, eran discriminados los niños en las escuelas, no se les permitía usar su cabello natural porque era considerado “feo, desarreglado o poco profesional”, y así un largo etcétera. La cuestión es, que se les dijo “son libres” pero, no estaban preparados para serlo, ni mucho menos se les permitía ejercer sus libertades con todas esas imposiciones, abusos y trabas.

Algo así pasa cuando una persona ha sufrido abusos desde la infancia y no ha buscado ayuda para sanarse. Es un adulto que aunque logre aprender a ser libres e independientes en el mundo, le va a costar mucho más que a una persona promedio. Trata de salir adelante solo y tener éxito, pero siente que todo se le escapa de las manos, que todo cuesta un mundo, que todo es difícil o que sencillamente tener éxito y ser feliz es sólo un sueño imposible de alcanzar. Algunos dirán “pero he visto unos que han salido adelante y son muy exitosos”, sí, pero, si analizas su vida, generalmente tienen retos y desafíos que un adulto no debería tener si es que haya tenido una infancia medianamente sana. Retos como, aprender a socializar de forma sana, tener relaciones de pareja armoniosas, evitar abusos y maltratos de jefes y saber defenderse, aprender a ganar suficiente dinero para vivir bien y feliz con todo lo que necesite, capacidad para sentirse plena y completa, etc.

Si te sientes mal porque crees que no estas donde deberías, es muy probable que no es tú culpa por completo. Eso sí, es tú responsabilidad hacer algo al respecto, ya no eres una niña, ya eres adulta y no hay nada ni nadie que te podrá detener, el poder ahora está en tus manos. Busca ayuda profesional o inicia un camino difícil pero necesario para la sanación hacia la independencia emocional. Te lo mereces.

Separa Enamoramiento de Amor

Muchas veces, confundimos El Enamoramiento con El Amor. Creemos que si no sentimos enamoramiento luego de años de relación, es porque el amor se acabó. A veces pasa al revés, si no sentimos enamoramiento al principio, entonces nunca podremos llegar a amar a esa persona. En otras instancias, pensamos de que el enamoramiento sólo o el amor sólo es suficiente para que una relación dure, y como dicen “amar no es suficiente”. Sin embargo, el sentimiento más consistente y garante de que una relación sea más sana y duradera es que haya verdadero amor. Pero, ¿cuál es la diferencia entre Enamoramiento y Amor?

El enamoramiento es un estado emocional/biológico cuyo origen está anclado en la procreación. Cuando lo sientes, todo tu ser se involucra en él, es categórico y holístico, invade tu cerebro y tu cuerpo, y te lleva de las narices. Según la mayoría de los expertos en el tema, dura un tiempo (un año, poco más poco menos, salvo honrosas excepciones) y tiende a declinar y a extinguirse. A veces quedan brasas a veces sólo cenizas.  

El amor es un conjunto más estable y regular de tres elementos: Eros (atracción, erotismo, sexo, deseo), Philia (amistad, comunicación, compartir proyectos, alegría) y Ágape (ternura, compasión, dulzura). Los tres elementos en cantidades distintas y elegidos por cada pareja, pero para que haya un amor completo (jamás perfecto) deben estar los tres. El deseo te empuja, la amistad te hace pensar y la compasión se anuda altruistamente al otro. Hay algo de razón y de razonable en el amor, a diferencia del enamoramiento que es un terremoto grado diez.

Enamorarse como tal no es malo, la cuestión es saberlo diferenciar del amor, para que no caigamos en la trampa del enganche al principio de una relación y confundamos pensando de que quizás es amor y ya es hora de casarse o establecer algo serio. No necesariamente hay que esperar a amar pensar en algo serio, es que si lo que hay es enamoramiento, lo recomendable es ir al paso, seguir conociéndose y ver hacia dónde nos lleva emocionalmente la relación.

Analizarse durante la primera fase de la relación es importante.

Tiempo para ti

Convivir no es una tarea fácil y menos aún cuando nos hemos propuesto no dejar a nuestra pareja. Todos necesitamos un tiempo para nosotros, para seguir disfrutando de aquellas cosas que nos hacen sentir bien y en las que, por diversos motivos, nuestra pareja no participa. Pertenecer a un grupo, ir a determinados conciertos, charlar con amigos, etc., son actividades a las que no tienes por qué renunciar. Si las mantienes, te seguiras enriqueciendo y, si tú te sientes a gusto, aumentará la probabilidad de que la relación con tu pareja siga funcionando.

Se recomienda que al principio de la relación hacerle saber tus gustos, preferencias y necesidades. Hablar por ejemplo, de cómo van a manejar el tiempo libre, sobre cómo se va a organizar, con quién se va a compartir, si cada uno se reservará un tiempo para sí mismo, etc. Claro que cada pareja deberá elegir las actividades que ayuden a sentirse bien.

Construirse Uno Mismo

El principal responsable de la persona en quién te conviertes eres tú mismo, ya que solo tú puedes lograr la madurez psicoafectiva. Para ello se requiere un entrenamiento básico para conocer tus capacidades, recursos y habilidades necesarias para lograr aquello necesario en situaciones que requieran un gran esfuerzo para afrontar con éxito las duras y complicadas pruebas a las que va a someterte la vida.

Es bueno que adoptes los hábitos adecuados que te faciliten conseguir el logro de tus objetivos. Has de tener claro que para conseguir tus metas debes llevar a la práctica aquello que ya hayas desarrollado en tu proceso de realización personal: la serenidad, el autocontrol, el sentido del humor y la capacidad de afrontar las adversidades que surjan en tu vida.

El auténtico arquitecto de ti mismo eres solo tú, luego habrás de aprender de las dificultades y, con esperanza, construir a tu medida tu esquema vital. Descubre el poder que hay en ti mismo para crecer, gestionarte bien ante los problemas y progresar ante los obstáculos que encuentres en tu camino. Confía en ti mismo.

“PUEDES CREAR UN SISTEMA ABIERTO QUE TE PERMITA CAMINAR BIEN POR LA VIDA. NO SOMOS RESPONSABLES DE MUCHAS DE LAS COSAS QUE NOS SUCEDEN, PERO SI DE CÓMO RESPONDAMOS A ELLAS”

Publicado originalmente el miércoles, 8 de febrero de 2012 en: http://radiobobath.blogspot.com/2012/02/construirse-uno-mismo.html